viernes, 19 de diciembre de 2014

Querida princesa:

Querida princesa:

Ni siquiera me atrevo a decir tu nombre, no te mereces que alguien como yo lo mencione.  Ya han pasado dos años de todo lo ocurrido y ni siquiera aún me atrevo a mirarme al espejo. Me veo como el monstruo que soy, el monstruo que rompió tu mundo en mil pedazos e incluso te dejó morir. Veo tus ojos llenos de esperanza, llenos de calor a pesar del frío que se iba comiendo poco a poco tu alma. Veo tus ojos, que me llenaban de promesas de felicidad, de libertad. Veo la desolación en tus lágrimas de hielo al ver que no podía, que no quería salvarte.

Y me odio. Me odio hasta el punto de ya ni plantearme la muerte, pues sería un alivio y yo quiero vivir cada mísero día de mi mísera existencia siendo lo que soy, un maldito miserable. Vivo rodeado de gente pero estoy solo. Y quiero que así sea y así siga siendo, no me planteo la posibilidad de volver a enamorarme, de volver a crear ilusión para luego destrozarla y reducirla a ceniza. Mi vida, si se le puede llamar así, se reduce a escribirte mil cartas que luego arrojo al fuego por vergüenza. Estoy solo en el castillo. Mis hermanos se han casado todos y se han mudado a lugares más prósperos, dándole la espalda a mi anciana madre, cada vez más incapaz de gobernar un pequeño reino que se cae a pedazos. Ella es la única que cree en mí, ¿sabes? Ella es la única que me oye gritar en mis más turbias pesadillas, la incluso a veces llega a llorar conmigo y a ofrecerme un abrazo. La única que sabe que fui presionado y minuciosamente controlado por diez demonios ocultos en tu propia corte. Por suerte no eran los doce. Morgens había muerto en un fugaz ataque francés y Klausen simplemente dijo que no quería saber nada de lo que estaban tramando y cerró todas sus relaciones con los demás hermanos. Estaba yo solo contra diez hombres que me habían humillado durante toda mi vida, que me habían hecho creer que era menos que nada. No lograron convencerme para unirme a su causa. No quise.

Realmente estaba enamorado de ti, mi princesa. Cuando bailamos bajo la luna, cuando nos escondimos en las cuadras, cuando jugamos a escondernos en el castillo, lo que sentía era real. Cuando te pedí que te casaras conmigo lo hice de corazón. Te veía como mi alma gemela, mi ángel, algo que ni en mis más hermosos sueños conseguiría tener, y sin embargo allí estabas, con esa sonrisa que podría derretir el más helado de los corazones. Te quería y te quiero. Y sé que tú me querías también. Por eso me duele más haberlo hecho. Ojalá hubiese sido una tontería de dos jóvenes apasionados con algo de vino en sus cabezas, pero no lo fue. Fue amor verdadero. Sin embargo, ni siquiera el saber que me había prometido con la princesa no calmó las ansias de poder de mis hermanos. Creyeron que te había engatusado. Y que si podía engatusar a una princesa, también podría hacérselo a la reina. Y entonces… Todo se congeló. Y fue mi auténtica perdición. Se relamieron como niños al oler el chocolate caliente. A partir de ahí hablaba con mi voz, pero decía las palabras que me obligaban a decir, y movía mis brazos y piernas como una marioneta atada a sus oscuros corazones. Y me convertí en uno de ellos. En el peor de ellos.

No pretendo justificarme, mi princesa, fui un monstruo y lo sigo siendo y por eso vivo encerrado en mi alcoba y sólo recibo a los criados cuando es estrictamente necesario, y a mi madre en contadas ocasiones. Mi mayor deseo de niño se ha hecho realidad de forma atroz. Soy el heredero de las Islas del Sur, pues todos mis hermanos han renunciado al trono al adquirir reinos más prósperos en sus matrimonios. Mi tierra, mi gente, mi país se muere. Y yo muero con él.

Mi único consuelo son las noticias que a veces me trae mi madre. Sé que acaba de nacer tu primera hija, y que hace pocos meses te casaste radiante de felicidad por tu matrimonio y tu bebé creciendo dentro de ti. Me imagino que estarías hermosa, hermosísima, como el más bello ángel del más bello sueño. Te imagino regalándole tu esperanza y tu amor a alguien que realmente se lo merece y me permito suspirar. Me permito por un momento, alegrarme de que todo me saliera mal y tú y la reina sobrevivierais.

Por una vez me atreveré. No quemaré esta carta. La meteré en una botella y la tiraré al mar, y que sea lo que Dios quiera. Sería demasiado esperar que llegara a tus manos, y lo último que deseo es reabrir una herida en tu puro corazón, simplemente quiero que alguien, en algún lugar sepa… Que te amo. Que de verdad te amé la noche de la coronación y que de verdad te amaré el resto de mis días.

Sé muy feliz, mi princesa.


Hans




6 comentarios:

  1. Ay Lily!
    Llore y me enamore con esta carta. La verdad es que, tal vez, Hans pudo amar a Anna solo un momento y ahora se de cuenta de que esta arrepentido de haberla lastimado y dejado. Que lamentable situación, dios, yo en una entrada dije que la pareja "Hanna" no me gustaba, pero me estas haciendo cambiar de opinión. Se siente tan real su tristeza y su desesperanza, me toco enserio.
    Muy hermoso Lily, escribe la contestación de Anna plis!!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agus!
      Vaya lloraste? No me lo esperaba, me alegro que lloraras xD (soy cruel T_T) porqué eso quiere decir que te llegó aunque sea algo sencillo, y me alegra :)
      Sí, yo la verdad es que analizándolo, veo a Hans realmente enamorado de Anna, y me gusta pensar que había algo más detrás, que él no era tan malo. Últimamente me estoy enamorando de él aishh c'est l'amour! xD
      Gracias y me alegro que te guste!
      Besitos!

      Eliminar
  2. Ahora shipeo a Hans con Anna. Desde hace tiempo lo he hecho, pero ahora es mucho más fuerte. Sé que en algún momento Hans pudo haber amado a Anna, y eso que él dijo pudo haber pasado. Ahora escribiré un fic de ellos dos xD.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo shipeo a Hans con Anna y Elsa, me da igual con quien, pero que esté con alguien por dios, es un bendito dios griego, no puede desperdiciarse, si ninguna de las dos hermanas lo quiere, pues para mi y alegría pa'l cuerpo!
      No dudes que lo leeré *v*
      Besitos!

      Eliminar
  3. ¡Hola Lily!!
    Dios la carta está hermosísima!!! *u*. Realmente me pregunto que pensará Anna si realmente se la mandara Hans OnO. La parte que más me dió sentimiento fue cuando recuerda lo que hicieron juntos :'( (los flashbacks tocan mi corazón). Y pues, me da mucho gusto conocerte^^, espero hablar contigo más seguido :D
    P.D. Yo también tengo un blog si gustas pasarte miblogyyo.blogspot.com :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karen!
      Muchas gracias! La verdad estoy pensando en hacer una contestación de Anna, no recibiendo la carta, sino otra carta por su cuenta (eso debería haberlo puesto en la respuesta a Agus, pero yo soy feliz mezclando comentarios xD) Me alegro que te gustara!^^ Me es fácil ponerme en la piel de Hans, pero me será más difícil ponerme en la de Anna, casada, con una niña pequeña... Veamos que puedo hacer!
      Yo también estoy encantada de conocerte y espero verte por aquí!
      Ahora es tarde aquí :'( Pero mañana miraré tu blog!
      Besitos!

      Eliminar

Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión y aportes!
Recuerda no insultar y blablabla, si te da pereza leerte las reglas, básicamente no insultes, no hagas bombardeo de comentarios y spam el justo, aunque si tiene que ver con la entrada sí :)
Besitos!
-Lily