miércoles, 27 de abril de 2016

Crónica de Sant Jordi + Cumpleaños de Fawn

Hola neverlanders!
Un rugido de dragón le viene genial a esta entrada ;)

¡No sabíais la de ganas que tenía de hablaros de Sant Jordi! Es una de mis festividades favoritas del año, además no es el típico Día del Libro, sino que en Catalunya se celebra de una forma diferente, como un Día de los Enamorados. Evidentemente prefiero Sant Jordi a San Valentín, aunque le dedicara un par de entradas hace meses. Soy una vendida, lo sé.

Pero antes de hablaros de este fantástico día para todos los catalanes, quiero felicitar a alguien muy especial.
Su nombre es Fawn y hoy es su cumpleaños. La sigo desde hace muchísimo en su maravilloso blog (AQUÍ), pero hace poco he descubierto que también es una maravillosa persona. Se preocupa por todo el mundo y siempre consigue hacerme sentir bien y con una sonrisa.

¡Felicidades Fawn!

Te he hecho unos regalines que no son gran cosa, pero espero que te gusten. Los pongo en pequeño para que no me ocupen mucho, se pueden ampliar :)


No soy ni de lejos la mejor haciendo estas cosas, pero ojalá te gusten un poquito. Sobretodo espero que puedas verlo hoy, pues no sé si andas fuera para celebrar tu cumpleaños. Gracias por los ánimos que siempre me das y por enseñarme que se puede crecer sin dejar de ser un niño.
Te dedico esta canción, sé que te gusta mucho (yo la adoro, me marqué un 10 un día en el karaoke, pero mi novio me dijo "te has flipado demasiado", estos novios no nos entienden).



Ya estoy llorando. Estas haditas, qué sentimentales somos :') Un besazo de cumpleaños y que Campanilla te cuide y te guarde.


Y aunque parezca mentira me pongo colorada esa era la parte corta de la entrada. No voy a reparar en líneas y sabéis lo que sucede cuando me lo propongo. Así que agarraos al asiento.

Sant Jordi fue un soldado bizantino en la Edad Media. En unas tierras remotas (en Catalunya se cuenta que fue en la ciudad de Montblanc), había un dragón que atemorizaba al reino, y cada día debían ofrecerle una oveja para saciar su hambre. Pero pronto se quedaron sin ovejas, vacas ni caballos, así que decidieron ofrecerle cada día una joven virgen. La primera en ser elegida fue la princesa del reino, que aceptando su destino, caminó hasta la cueva del dragón. Pero Sant Jordi, que había escuchado la historia del dragón, llegó a tiempo para impedir que el dragón devorase a la princesa. Lo atravesó con su lanza y de su sangre brotó una única y hermosa rosa, que el caballero regaló a la princesa.

Preciosa, ¿verdad? Por eso, en Catalunya se considera a Sant Jordi nuestro patrón, además de que ese día, los chicos le regalan una rosa a sus parejas, madres, abuelas o amigas. A mi cada año mi padre me ha regalado una, también he recibido alguna vez de algún amigo y desde hace 6 años la recibo de mi novio. Pero la de este año ha sido la rosa más hermosa que he visto en mi vida. Aunque dejadme empezar desde el principio:

Algo muy importante que me ha pasado últimamente fue que recuperé la amistad con uno de los mejores amigos que he tenido jamás (sé que me espías, así que ¡HOLA! :D). Nos conocimos cuando yo tenía 12 años y él 14, y a pesar de no habernos visto nunca en persona, mantuvimos durante años y años el contacto en una preciosa amistad, que por desgracia tuvo sus flaquezas. Él pasó por un mal momento, además de estar cargado de tareas y yo... Digamos que los que me conocéis sabéis que no estoy para ir tras cada amigo que se me escapa o correría cada día una maratón. 
La cosa es que estaba SUPER FELIZ DE LA MUERTE por poder hablar otra vez con mi amigo, y os preguntaréis ¿qué tiene ésto que ver con Sant Jordi? Veréis, este amigo mío es el mayor fan de la música que jamás he conocido, sobretodo del metal. Todo tipo de metal, desde heavy, death a melódico y folkrórico. Me descubrió dos grandes grupos que a día de hoy me siguen encantando: Mago de Oz y Saurom. 
Y ya por fin, os dejo la canción de Saurom, una canción muy especial entre nosotros que habla precisamente del día de Sant Jordi.


No me deja poner el vídeo, así que acceded desde la URL. Debo avisar que es metal juglaresco y quizás no es para todos los gustos. Pero yo la amo, sobretodo por la época a la que me transporta. 
¿Nunca escucháis una canción que os lleva a vuestra adolescencia o vuestra infancia? Para mi, Dracum Nocte es una de ellas. Cuando cierro los ojos me veo con trece años, con mechas rubias, ganas de comerme el mundo y fascinada con ese chico del Messenger que me enseñaba canciones increíbles.

Volviendo al día, mi padre me recibió por la mañana con una rosa, algo que me encanta. Justo bajo mi casa hay una floristería, donde mi padre cada año compra tres rosas, una para mí, otra para mi madre y otra para mi abuela. Es una rutina que amo y que cada año me alegra. Lo malo es que este año no había dinero para comprarme un libro, pero eso no me desalentó. Me moría por ver las calles de Barcelona y perderme en su olor a papel y flores. Así que después de levantarme, hice lo que hago cada día: Me vi dos capítulos de anime. El anime en cuestión era "Boku dake ga inai machi", que recomiendo mucho. Es corto y muy entretenido.

Después hablé con mi amigo y le envié notas de audio cantándole la canción. Debo decir que con una voz tan inocente como la mía, la canción cobra un nuevo sentido. Incluso puede ser creepy cuando habla de jorobados y demonios. Pero en fin.

¡Qué bien que Sant Jordi cayera en sábado! Así mi novio no tenía clase por la tarde y pudimos salir justo después de comer. Me puse un vestidito de color salmón con un cinturón de flores, leggins y una rebeca negra. Me pinté los labios de rojo por la ocasión especial (con un pintalabios que llevaba dos años buscando por la casa... apareció por las buenas, sin disculparse ni nada, el muy cabrón), además, como hacía mucho sol se me marcaban especialmente mis reflejos cobrizos en el pelo. De verdad me sentí como una princesa. Debíamos ser una pareja encantadora, pues todos nos miraban en la calle y en el bus hacia el centro de la ciudad.

¡Y llegamos al mejor momento! Creo que es difícil imaginarse cómo es Sant Jordi en Barcelona si nunca lo has vivido. A ver si encuentro alguna imagen que pueda reflejarlo.

Se corta el tráfico en las avenidas principales de la ciudad y de la nada aparecen miles de personas. Hay cientos y cientos de paradas de libros, a veces esas paradas van por género, a veces hay una carpa con un autor firmando sus nuevos libros, a veces son libros de segunda mano, a veces infantiles y a veces hay tal desorden que te puedes encontrar libros gastadísimos de hace siglos al lado de, yo qué se, la saga Crepúsculo. Y además, después de cada parada de libros, hay una de rosas. Las rosas siempre van acompañadas por una espiga, que representa la patria, Catalunya, pues el himno de Catalunya se llama "Els Segadors" (los segadores). Podéis buscarlo en Youtube con subtítulos, es precioso. Y además, los que venden rosas van desde ancianitas entrañables a chicos de 14-15 años que venden rosas para pagarse el viaje de final de curso. También hay muchas, muchas mujeres gitanas vendiendo rosas. Muchas van acompañadas de sus hijos, niños pequeños de no más de 6 años que intentan venderte rosas con ese acento y esa labia que te dan ganas de comértelos y morirte de adorabilidad. 
Pero sin duda, lo más bonito de Sant Jordi, dejando las paradas de libros y rosas, dejándolo todo, es la felicidad de ver a cientos de parejas paseando de la mano, la chica llevando una rosa y el chico llevando un libro. Ese día sientes que el amor realmente es poderoso y que quizás, después de todo, el mundo no vaya tan mal si tantas personas se aman.
Volviendo al libro, no me costó decidirme en absoluto. Lo pagó mi novio (pues estoy sin blanca) y lo compró para que fuese de los dos, creo que ambos nos enamoramos del libro a primera vista.

Además, la trama del libro iba perfecta con el día: Un pueblo donde cada diez años un hechicero llamado El Dragón, se lleva a una muchacha a su torre. Un libro repleto de magia y emoción, contado como si fuese un cuento o una leyenda. No podríamos haber hecho mejor elección, ¿verdad? 

En cuanto a la rosa, os dije que fue la rosa más preciosa que jamás me regalaron. No tengo una foto directa, pero se puede apreciar en las mías que he ido poniendo. La verdad es que ni siquiera fue una rosa. Fue un enorme ramo (pues la mayoría de capullos aún no se habían abierto) de rosas violáceas de jardín. Fue la primera vez que alguien me regaló rosas de jardín. Duran menos, pero el olor es inconfundible y son más suaves. Me enamoré del ramo. Como no tengo ninguna foto de cerca buscaré algo que se le parezca.

Era algo parecido a ésto, pero con más rosas, menos hojas y por supuesto, la espiga de Catalunya. Navegando por mis archivos he encontrado una foto mía con 14 años, la primera vez que mi novio me regaló una rosa por Sant Jordi:

Sí, tenia complejo de princesa y los calcetines muy sucios. Como veis, mi novio pocas veces me ha regalado la típica rosa roja (a pesar de ser el símbolo de Sant Jordi) porque dice que yo no puedo tener una rosa convencional. Lo quiero tanto.

Más tarde me pasó algo terrible sobre lo que aún me queda alguna secuela eventualmente a lo largo del día. Mi novio iba a irse con su familia para darle una rosa a su abuela y yo me quise ir un rato a casa de Liv a jugar con su gata darle una rosa y hacer frikitarde. Como me suelo perder incluso aunque haya estado 100 veces en el mismo sitio, mi novio me acompañó al metro, y mientras Liv me esperaba en la boca del metro de su parada. Había 7 paradas desde donde yo lo cogí hacia donde me esperaba Liv. 
Sentada en el andén mientras aún llegaba el tren empecé a sentir cada vez más y más calor y agobio. Yo padezco (entre otros) agorafobia y fobia social, podéis buscar lo que es y relacionarlo con lo que leeréis a continuación.
Cuando me subí al vagón, supe de inmediato que la cosa no iría bien. Estaba aplastada por delante, por detrás y por los lados contra personas y no podía ni siquiera alargar la mano para asegurarme el bolso o el móvil. Empecé a sudar excesivamente y sin darme cuenta también a llorar bajito. Perdí la noción del tiempo y de la realidad. Cuando me di cuenta había avanzado hasta el centro del vagón para agarrarme a la sujeción y estaba sin respiración y llorando a gritos en medio del metro. Se había hecho un círculo a mi alrededor, supongo que para dejarme respirar, pero yo seguía llorando y gritando, con la cara empapada de lágrimas y sudor y los cristales de las gafas llenos de gotitas y de vapor. Cuando intenté enderezarme, me mareé y caí levemente sobre una mujer que me ayudó a enderezarme y poder respirar, aunque no había manera de que parase de chillar. Cuando vi que se abrían las puertas del vagón, no sabía dónde estaba, pero salí corriendo a por aire, me lancé hacia el banco del andén, me hice un ovillo abrazándome las rodillas y seguí llorando y chillando. Todo ésto había pasado en apenas tres segundos, pero para mi fueron eternos. Luego no sé cuanto tiempo pasé en el banco aovillada, pero un matrimonio y una mujer se ofrecieron a ayudarme. Me secaron el sudor, me ventilaron con un abanico y me acompañaron hasta la parada de Liv, que estaba estresada porque no le contestaba los whatsaps. Una de las mujeres que me ayudó me dijo que también padecía agorafobia y de hecho, había estado ingresada en la misma clínica que yo. Ella también odió el lugar y el doctor.
Así me sentí en el metro

Por suerte, el matrimonio, a los que considero las personas más amables de la tierra, me acompañaron hasta donde me esperaba Liv y fuimos a pasar el rato a su casa. Nos cayó un chaparrón encima, cosa que agradecí, pues venía sofocada y acalorada de mi experiencia en el metro. Además, para mi no es Sant Jordi si no llueve. Es una manía personal. 
En su casa pude liberarme de la tensión que llevaba encima y hablamos de los libros que teníamos o que íbamos a tener. Estar con Liv siempre me ayuda, no importa cómo. Ella es como mi refugio, una cabaña en el bosque con la chimenea encendida, donde refugiarme de la tormenta que soy yo misma. También le llevé una rosa, me hubiese gustado traerle una más bonita, pero cuando nos acordamos ya habíamos salido del barullo de las paraditas y apenas nos quedaba dinero (lo sé, así es como se estropean los regalos). Con Liv hice lo que hacemos siempre: mirar anime, comer, jugar con la gata, hablar de libros y... Bueno, y criticar. Criticar mucho a escritores mediocres con aires de grandeza. Adoro cómo pasan las horas en su casa sin hacer nada, simplemente repatingadas en el sofá, utilizando a la gata es estufa y metiéndonos con gente. Como he dicho, Liv es mi refugio.
Liv y yo... Siempre que nos vemos. Ella consolándome.

El día acabó bien. Mi novio me recogió de casa de Liv y se fue a una fiesta de cumpleaños. Yo vi The Walking Dead con mi hermano y me fui a la cama con intención de leerme medio libro de un tirón, pero entonces fui consciente de lo realmente cansada que estaba y apenas me leí veinte páginas. El pasarme la tarde caminando y la crisis en el metro me pasaron factura y me dormí apenas cerré los ojos. Lo malo es que como esa noche no estaba mi novio, me la pasé gritando en pesadillas. Pero eso ya es habitual, de hecho descansé bastante bien.

Y ahora, cuatro días después, me siento realmente agradecida por tener un novio y unos amigos tan fantásticos. A veces no me lo quiero creer, pero realmente al final del túnel siempre hay una luz, y yo estoy yendo poco a poco hacia ella. Como me dijo mi mejor amiga "estoy dando pasitos de hormiga que pronto serán de gigante".

¡Todo por ahora! ¿Necesitáis un digestivo para esta entrada intragable? 
No os preocupéis que mañana o como mucho pasado hablaré POR FIN de la parte que me toca de los Disney Blogger Awards. ¡No podría estar más emocionada!

Besitos!

-Lily

No puedo dejar de pensar que en la última foto me parezco a Mayim Bialik, la actriz que da vida a Amy Farrah Fowler en The Big Bang Theory. 






5 comentarios:

  1. Aaaaaaaaaaaaaaaaah, Santa Marían madre de Dios!!!! De verdad que es así el día del libro en Barcelona!? Que pasada!! En Pontevedra pusieron 4 puestos unas semanas antes del día (durante dos días, creo que no más) y puf: Fin. No se hace fiesta ni conozco a nadie que lo celebré salbo yo xD (aunque este año no tuve Rosa :'( Por cierto, que envidia de rosa blanca. Me chiflan las rosas blancas). Ojalá pueda pasar algún San Jordi allí (que x cierto no conocía la historia: es genial).

    He de confesar que el metro me agobió mucho las veces que lo usé. Sobretodo porque Javi es un paranoico y me agobia el doble (porque yo también lo soy y parece no recordarlo!). No quiero ni pensar en cómo puedes llegar a sentirte tú ahí dentro. Menos mal que hay gente buena por el mundo, aunque no mucha. Me alegra que estés bien y que Liv te sirva tanto de apoyo, de verdad que deseo poder estar ahí para ayudarte y, porque no, tirarme en el sofá a criticar autores mientras me caliento los pies con pelo de gato.

    Saludos!

    Pd: El libro tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  2. Hola preciosa!!! Primero y antes que nada: mil gracias por esta entrada tan bonita y por dedicarme esas ilustraciones tan bonitas!! Ya he puesto una como foto de perfil de facebook, tengo que presumir de ellas porque me re-que-te-encantan :D

    Gracias por darme tu confianza y amistad, preciosa. Una pena no haberte conocido antes, hace un año y medio estuve en Barcelona y podíamos habernos conocido. En otra ocasión será.

    Me encanta el tema que me has dedicado. Es una de mis canciones favoritas desde hace años.

    Y encima ha coincidido entrada dedicada a San Jordi, con lo que me gusta su leyenda. Algún año me gustaría visitar Cataluña coincidiendo con esta festividad que encima coincide con mi aniversario con mi chico :D

    Nuevamente: infinitas gracias. No sabes lo que valoro estos detalles y que alguien se acuerde de tí y dedique parte de su tiempo a escribirte unas palabras y dedicarte unas imágenes. Eres un amor de niña.

    Y recuerda siempre: Hakuna Matata!!!

    Besos de colores, mi hadita linda y que Campanilla te cuide y te guarde hoy, mañana y siempre!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Lily! me da mucho gusto que allá con ustedes se celebre más en forma ese día, aquí apenas se acuerdan xD pero más que nada que lo hayas celebrado con Liv, jajaja eso de que lloras cuando la ves no me lo sabía, puff no me quiero imaginar a mí cuando me toque xD OuO

    Yo fui a una plática de Shakespeare porque soy #TeamShakespeare xD y mi lindo papi me regaló dos libros :3 La Milla Verde y Dos Chicos Besándose, ambos recomendables ;)

    Saludos linda!!!

    ResponderEliminar
  4. Ay mi lilypear.

    Ya sabes que puedes venir a tu refugio a que minimeu te dé calor. Además, ahora está limpio y todo :3

    ¡Be my guest!

    Me encanta el fotomontaje, es como muy cuqui ^^ Bella y Ceni quedan bien juntas.
    Bueno, bueno, bueno este cuento oscuro... ya tengo ganas de tu reseña o de que me lo prestes B)

    Me gustó pasar un ratito junto a ti por Sant Jordi, ya lo sabes ^^ el próximo dia tiene que ser menos breve.

    Un abrazo grandioso pear de mi coraçao*

    ResponderEliminar
  5. Hola Lily!

    Sant Jordi li dóna mil voltes a Sant Valentí, el segon el trobo més comercial i el primer, en fi, que t'haig de dir del primer. Tenim una festa preciosa i sembla que el 23 d'abril tothom va amb un somriure als llavis. Ha passat de ser una festa de regalar una rosa a la teva parella simplement regalar-la a la persona amb la que comparteixes amor que no ha de ser necessàriament la mitja taronja, sino que por ser un amic, la mare, el pare...Es una festa que va més enllà del simple enamorament, sinó que es comparteix l'amor en totes les facetes i això es bo i necessari.

    Respecte a lo dels pintallavis, en serio, em passa com a tu, es posar-me a veure on és el pintallavis lila i no tenir ni idea d'on punyetes està, això sí, després apareix, en plan bolet 'pluf'.

    Lo pitjor sens dubte del Sant Jordi es que el transport va a petar i si pels que no tenim agorafobia ja començem a no poder respirar i a agobiar-nos no imagino el malson que va suposar per a tu. Però bé està el que bé acaba. Diuen que les amigues són les germanes que sí podem escollir i és ben cert.

    Un petonàs ben gran!!! ♥

    ResponderEliminar

Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión y aportes!
Recuerda no insultar y blablabla, si te da pereza leerte las reglas, básicamente no insultes, no hagas bombardeo de comentarios y spam el justo, aunque si tiene que ver con la entrada sí :)
Besitos!
-Lily